Mujeres de Ácidas Secrecciones

En Mujeres de Acidas Secreciones (M.A.S.) asistimos a la presencia de tres mujeres en un paisaje devastado.
Tres mujeres en la frontera de lo humano.
No hay historia, sino una sucesión de situaciones en un presente continuo.
En algunos momentos se restituye la ficción; en otros, irrumpe la repetición, la saturación y el estallido. Secuencias de movimientos repetitivos sin desarrollo. La historia no avanza.
M.A.S. nos habla del tránsito de lo humano sobre los escombros del mundo, de la acidez en el amor, de los cuerpos sin memoria, marcados por los accidentes y las catástrofes, de la desintegración de la capacidad de experiencia, de la (im)posibilidad de continuar viviendo a través de las imágenes-borrosas del pasado.
¨ Se me entumecen los músculos de tanta nada. Es el cuerpo, va perdido la sensibilidad.
Yo también me anestesio con imágenes para borrarme, para ausentarme provisionalmente.
Soy vehículo de otras imágenes, de unas que no me pertenecen, no sabemos bien de donde provienen, pero nos atraviesan irremediablemente. Eso es lo mas real que nos acontece.
Eso, las imágenes que hablan por nuestras bocas.¨

Mujeres de Acidas Secreciones es fruto de un proceso de investigación que combina Danza Contemporánea, Teatro y Vídeo..
M.A.S. fue estrenada en Aula 11, Madrid, Diciembre de 2007.
Invitada a la II Muestra de Jóvenes Dramaturgos y Directores de Zamora, Febrero de 2008.
Cía. Giro Po-ético y PUCTUM.
Montaje subvencionado por la Junta de Castilla y León y por el Instituto Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Burgos

Puesta en Escena
La puesta en escena y escenografía de ¨Mujeres de Acidas Secreciones¨ dialoga con las nuevas estéticas es de tipo ¨no convencional¨ en términos teatrales, en tanto lleva adelante una forma de representación arbitraria – no-realista- de un lugar ficticio.
Desde la puesta en escena, la escenografía y el vestuario se rescatan signos (visuales, sonoros, de movimiento y textuales) provenientes de diferentes universos: el de los aeropuertos (aviones); del gaucho (Pampa- Argentina); y de la ficción-documental ¨Hiroshima mon amour¨ (película con guión de Margarita Duras y dirección de Resnais).
Los elementos elegidos se descontextualizan y re- semantizan en función del mundo dramático propuesto por la obra.
La escenografía se propuso reducir al mínimo la incorporación de objetos. Cada elemento escenográfico y de utilería cumple una función precisa, y a su vez, la combinatoria de los mismos resulta atractiva desde el punto de vista estético, dado que las texturas de las imágenes proyectadas, los colores del vestuario y la disposición de los objetos crean un espacio sugerente de desolación e incertidumbre.

Cuerpos productores de teatralidad
Mujeres de Acidas Secreciones acontece en el cuerpo de las actrices.
El ritmo, las intensidades de actuación, los gestos y los estados de verosimilitud de las interpretaciones configuran el sostén de obra. Son los cuerpos los que producen teatralidad desde la inmanencia de su estar, de su presencia, desde una forma primaria de lo teatral.

La fragmentación como principio constructivo
Mujeres de Acidas Secreciones posee una estructura ficcional No-representativa. Hay narración pero sin la estructuración de un tiempo lineal.
La obra se compone de situaciones diversas como la formulación de propósitos, organizaciones temporarias y precarias a partir de actividades; preguntas y distintos modos para transitar ese espacio de tiempo como la ejecución de un pianito de juguete, la danza, juegos físicos y verbales, relatos y hasta representaciones en las que se cruzan fundamentalmente dos universos ficcionales. Uno de ellos, está anclado en una cita visual y narrativa de ficción-documental: la película ¨Hiroshima Mon Amour¨; y el otro, en el mundo de dos mujeres azafatas que provocaron involuntariamente un accidente aéreo con un isótopo radioactivo. Ambos universos se actualizan y encabalgan de forma discontinua y fragmentaria.
Las imágenes icónicas y narrativas, en definitiva las imágenes mentales, referidas a un pasado accidentado –en un plano individual y colectivo- se abren paso a través de múltiples procedimientos que ponen en fricción la acción preformativa de los cuerpos, los discursos que los atraviesan, y las imágenes de archivo.
Aparece la idea de montaje cinematográfico, en tanto que la fragmentación se erige como principio constructivo.

Ver sin vivir o un ensayo sobre la mirada
La obra está atravesado por temáticas como: la actualización de la pregunta por el sentido de ver; la imposibilidad de implicarse ante lo visto o ante lo vivido; los efectos devastadores de la indiferencia sobre el mundo; la problematización en el arte de la representación de los hechos traumáticos; la imagen y frente a ella, la activación necesaria de la imaginación; la sospecha de que los ojos aún ven, bombardeados por impresiones fragmentarias, ven demasiado y no registran nada; la aproximación a la idea de inacción, de fragmentación de la experiencia, de anestésica, de la falta de percepción de los sentidos; el origen de la estética como discurso del cuerpo, los sentidos como portadores de un rastro incivilizado e incivilizable, de un núcleo de resistencia a la domesticación cultural.

M.A.S. como teatro ¨ensayo¨, da lugar a la aparición de una sintaxis particular que dialoga con una multiplicidad de referentes intra y extra-dramáticos, desde una posición experimental y desprejuiciada en relación a diferentes lenguajes artísticos, culturas e idiomas.

Quizá los espectadores de Mujeres de Acidas Secreciones asistimos como falsos testigos a la copia del registro borroso e incompleto de una vieja catástrofe nuclear.
Vemos un desierto muerto. La imagen clonada de una perspectiva aérea como comprobación de la devastación, como ´puesta en abismo´ del espejo de lo humano.
Luego veremos otro desierto verde. La Pampa como territorio que llama a la rebelión,
como grieta, como voluntad de existir, como mapa humedecido que se adhiere a la piel y borra los caminos al mismo tiempo que segrega moho y prepara, sin saberlo, un nuevo campo de batalla.
Cecilia Pérez Pradal

Anuncios